Para una persona procedente de un país desarrollado, pobreza puede significar hambre, sed, dormir a la intemperie… para mi, desde que llegué a este país, la pobreza ha tomado un nuevo significado.

Aquí crecen cocos en los árboles, los cocos tienen agua y la intemperie es un lugar cálido, con un sol radiante. El sueño de cualquier occidental.

Pobreza en este país significa: falta de educación, precariedad en la sanidad, corrupción en todas partes, alcoholismo generalizado, maltrato a la mujer, explotación al trabajador, prostitución, abuso de menores e incluso pederastia. Todo fruto de la ignorancia.

Acabar con estos problemas es, incluso para mi que soy una idealista, una utopía. Pero decir que no se puede hacer nada es una gran mentira que se buscan los que no quieren ver ni oir, o los mismos que provocan o forman parte de una situación así. No olvidar que muchas de estas situaciones son consecuencia del propio turismo.

En esta página vais a encontrar sólo una pequeñisísisima parte de las cosas estropeadas del mundo. Pero con una real posibilidad de arreglarlas.

Ahí queda para los que no queremos hacer la vista gorda y nos sabemos afortunados de tener lo que tenemos, de venir de donde venimos y de ser quienes somos.

Maria José Marti
Presidenta y Fundadora

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.